Escuchando algumos jovens de  mi institución educativa les oi decir ” Profe es que Yurledis esta melita”, pero igual  “esa moto esta melita” y, probada esta palabra, me gusto, me supo dulce. Creo que es una palabra con la que los jovenes expresan agrado por alguien o algo. Tambien me sono serena por eso, por eso serenita.  Soy miembro de Villactivos 

Que el vicioso nace, que se hace, que la culpa de su problema está en si mismo, que en la sociedad,  son preguntas que muchos nos hacemos.

Un niño me dijo en estos días, profe es que uno se vuelve vicioso porque quiere, a uno nadie lo puede obligar; de estas palabras se podría deducir que el que mete vicio es producto solo de su propia decisión. De igual manera se vería uno tentado a creer que nuestra sociedad empuja a los jóvenes hacia el vicio,  cuando conoce la historia de muchos de estos muchachos, a quienes les toca nacer crecer y morir en medio de la marginalidad social, carentes de afecto, mal nutridos, medio guarecidos de la intemperie,  sin horizonte de realización humana. Y cuando es niño, ahuyenta en parte los estragos de la carencia con la magia de sus juegos, sumergido en la fantasía, vestido de superhéroe derrotando o congelando con su espada los fantasmas del hambre el maltrato, la indiferencia. Quien no ha visto a los más pequeños s jugar en el velorio de sus padres o parientes.

Esta situación cambia cuando el niño cambia y coge  el camino a  convertirse en hombre: aquí las carencia se experimenta como son,  el malestar social se convierte en su piel, el joven desprovisto un poco de la armadura del juego, aventura una explicación o una dirección de la procedencia de sus desgracias, culpa al otro, a la sociedad, tensa su ceño  y lanza una maldición a quienes lo rodean: gonorreassssssssssss

Y un día cualquiera tiene su primer contacto con la marihuana, su primera experiencia,  su primera traba, : – hágale hágale parce  – le dice el amigo que ejerce de “ministro”  en este rito de iniciación y el humo corre al encuentro de los pulmones con su carga de  tetrahidrocannabinol, de allí  pasa a la sangre luego al cerebro y cuando este ocurre el cuerpo  y alma tensionada de nuestro joven experimenta un el alivio  instantáneo, una experiencia placentera. Lejos quedaron las angustias por las goteras del techo del rancho, por el maltrato del papa que llego borracho, por la falta de servicios públicos, porque no hay como comprar el homepraxol para adormecer el estomago ulcerado de los niños. En fin nuestro joven ingreso a otro mundo y el primer bareto sello su rito de paso.

Pero además de aflojar su ceño se hace alguien en la comunidad de los usuales de la marihuna que le dan su bienvenida. Comienza a apropiarse de el léxico: ” hablalo”, “la vuelta”,” tin ,tin”, “Te lo estallo”, acompañado de un tono cantaito, como su manera de andar.

Dueño de una “experiencia primordial” que le hace sentirse diferente al resto, casi sintiendo conmiseración por sus compañeros ajenos a este mundo, vive ahora la marginalidad de otra manera:  ya no gruñe contra ella, alardea de ella y con cada gesto y palabra de este mundo del sigilo se aleja de la sociedad que lo requiere  

Bueno,y entonces comonuestro personaje es un “producto social” ¿habra que pertmitirlo todo?. No

¿Que hacer en las Instituciones Educativas con los jovenes que usan drogas? 

continuara…………..

Anuncios